Ser el primero

es ser el único